Nota

¿Un Mall o un Puerto para los cruceros en Barón?: Esa es la cuestion

Viernes 21 de Julio '17 05:45
Imprimir Enviar por mail
Por Jorge Bustos B.
COSOC - Miembro del Movimiento Valparaíso Ciudadano

Después del domingo 16 de Julio, las cosas no volverán a ser lo que fueron para Valparaíso ya que la vieja discusión sobre el destino de una parte del borde costero empieza a aclarar, si el sentido común  empieza a imponerse y derrota a esos acuerdos que se transan bajo la mesa en oscuras oficinas, donde el poder político se somete al económico  por un par de monedas más, la ciudad sus habitantes y actores sociales deberán decidir si permiten la construcción de un Mall que es todo lo contrario a lo que queremos mostrar como ciudad, o se construye un terminal  turístico, en uno de los  paisajes más preciado y codiciado, no solo por quienes nos visitan.

El domingo pasado la empresa privada dio un duro golpe a la mediocridad de los supuestos servidores públicos, me refiero a los directores y gerentes de Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV) que desde el 2003 cuando Valparaíso obtuvo la nominación de Ciudad Patrimonial de la Humanidad, hasta hoy, no han descubierto que la ciudad necesitaría un muelle o un frente de atraque para recibir o atender a la nueva y potente industria del turismo internacional de los cruceros, tanto es así que en su plan maestro de acá al próximo siglo, no aparece mencionado.

La casta parasitaria del Estado no se dio cuenta en 14 años que las instalaciones portuarias no darían abasto para atender la antigua y primogénita industria portuaria y la naciente industria veraniega y temporal del turismo patrimonial, que si bien ocupan el mar como carretera sus urgencias son diferentes.

Tampoco  sospecharon que la industria turística de los cruceros generaría negocios anexos que daría miles de empleos en diversos emprendimientos de servicios al turismo en toda la región y en particular en Valparaíso.

Los roces y disputas, con la arrogancia  del poder político, han llevado a la   empresa privada a dejar la discusión inconducente y han hecho la propuesta que la ciudad necesitaba, un muelle que reciba a las naves turísticas y así no afectar los compromisos comerciales de la industria naviera. Dicha propuesta según la prensa tiene un costo de 12 millones de dólares.

La suerte está  echada,  y es el momento que los ciudadanos elijan entre el  Mall o un muelle para los cruceros en la zona del Barón, y hacemos de la bodega Simón Bolívar un terminal que no solo sea internacional, sino que también interprovincial y local en particular para ofrecer a los visitantes y turistas los troles o tranvías y desde la cuna industrial del siglo pasado  los elevemos hasta las cumbre de cenizas, para que disfruten la belleza de los paisajes dibujados por las manos de los obreros de este  puerto.

La petición de una Subsecretaría del Mar, no es la discusión  en esta vuelta, por los tiempos políticos y la urgencia de recuperar los cruceros para Valparaíso, la verdadera exigencia de las autoridades locales debe ser, que la presidenta de La Republica anule el DL Nº 144, que permite privatizar el borde costero.

Buscar más sobre: