Nota

Manual del SERVEL pone fin a las onces de campaña, regalo de tortas y canastas en Viña del Mar

Jueves 31 de Agosto '17 06:00
Imprimir Enviar por mail
Por Juan Manuel Ugalde Ramos
juanmanuel@aninchile.com
“El que en cualquier elección popular, primaria o definitiva, solicitare votos por paga, dádiva o promesa de dinero u otra recompensa o cohechare en cualquier forma a un elector, sufrirá la pena de presidio menor en su grado medio, multa de 10 a 50 unidades tributarias mensuales y la inhabilitación absoluta y perpetua para el desempeño de cargos y oficios públicos”, sanciona la Ley 18.700.

Este 21 de agosto, el Servicio Electoral (SERVEL), publicó el “Manual del Consulta de Campaña y Propaganda Electoral” que regula la actividad para la próxima elección presidencial, parlamentaria y de consejeros regionales, de noviembre de este año.

Aparte de fijar el inicio de la propaganda mediante brigadistas y a través de la prensa, para este 20 de septiembre, fija el 20 de octubre para el inicio de la propaganda en espacios públicos y privados, periodo de propaganda que tendrá su fin el 16 de noviembre, tres días antes de los comicios.

Más allá de estas fechas, materia que será de especial interés y que en la práctica es una ayuda a equipar la cancha en favor de las candidaturas con menores recursos, donde incluso se establece una responsabilidad subsidiaria del candidato, respecto de cualquier acto delictivo cometido por algún brigadista o integrante de su equipo de campaña.

OBJETOS PROHIBIDOS

En lo central el Manual es un documento explicativo las normas legales que regulan las votaciones en Chile, pero con un claro énfasis en las sanciones contenidas en la Ley 18.700.

Gráficamente se explica que está permitido y que no, especialmente en torno a la entrega de objetos publicitarios, donde se autorizan lápices, chapitas, objetos orgánicos de menor tamaño y volantes que contengan un mensaje de campaña.

En cambio se prohíbe la publicidad en buses, colectivos y camiones, como a su vez la entrega de tazones, botellas, objetos orgánicos de mayor envergadura, a la vez que tampoco se podrá realizar el tradicional perifoneo, pintar murallas o colgar carteles en los postes de alumbrado público.

Para todo ello se establecen multas que van desde las 5 UTM, a la vez que también se sancionará la ausencia de denunciar un hecho, incluso para ello el SERVEL creó un formulario en su página web. (Ver)

¿FIN DE LAS TORTAS Y ONCES?

Sin embargo, al analizar en detalle el artículo 137 de la Ley 18.700, da cuenta de una sanción que aparte de dejar fuera de carrera a un candidato, incluso por siempre, también lo expone  a una pena de cárcel.

El mencionado Artículo señala textual: “El que en cualquier elección popular, primaria o definitiva, solicitare votos por paga, dádiva o promesa de dinero u otra recompensa o cohechare en cualquier forma a un elector, sufrirá la pena de presidio menor en su grado medio, multa de 10 a 50 unidades tributarias mensuales y la inhabilitación absoluta y perpetua para el desempeño de cargos y oficios públicos”.

Desde el SERVEL se ha indicado que dentro de la figura de cohecho se consideraría cualquier regalo al margen de los objetos permitidos, por lo cual esta norma marca el fin de los bingos, y otros regalos como tortas, canastas familiares e incluso aportes en dinero.

VIÑA DEL MAR EN LA MIRA

Transversalmente e históricamente las elecciones en Viña del Mar han sido escenario de todo tipo de prácticas en periodo de campaña, desde los acarreos, instalación de circos, hasta las ultra masificadas reuniones con juntas de vecinos, clubes deportivos y sociales, convocados a compartir un desayuno, onces, bingo, vinos de honor e incluso cenas en elegantes recintos, con los candidatos de turno.

Pese a que existen registros de una práctica que hasta ahora aparecía como transversal, ya en las últimas elecciones ha habido algunas denuncias de supuesta participación de funcionarios municipales en horario laboral como activista, hasta ahora no comprobadas.

Independiente de esto, uno de los temores -en la última década de levantar una candidatura en Viña del Mar-, era enfrentarse a una “máquina” con una agenda nutrida de estas atractivas convocatorias a los vecinos, que en el menor de los casos, acudían a sus sedes vecinales para sorteos de canastos de víveres, o comerse un pedazo de torta que llevaba como regalo el candidato, a través de su equipo de apoyo.

Como corolario de cada campaña, se sucedían masivas onces, con miles de personas que asistieron, incluso a más de una cita, tanto en los salones del Hotel O´Higgins como en los del Casino Enjoy de Viña del Mar.

Todo lo anterior, sin contar la presencia de artistas que amenizaban cada reunión.

Muchas de estas prácticas con las nueva regulación dada a conocer por el SERVEL, como se dijo aparte de estar prohibida, pondría en riesgo el futuro electoral de un candidato, por lo que ahora la duda está en ver, si se cumple la fiscalización, si se respeta la norma, o se arriesga todo en una elección que promete en especial para senadores y diputados como la más reñida del último tiempo.

EL MANUAL