Nota

42 diputados de la Nueva Mayoría suscriben acuerdo en pro de una sola lista parlamentaria de centroizquierda

Jueves 22 de Junio '17 02:00
Imprimir Enviar por mail
Por Equipo Prensa ANIN.CL
info@anin.cl
“La existencia de dos candidaturas presidenciales y dos listas parlamentarias sin relación entre sí en la centro - izquierda es el resultado de nuestras debilidades pasadas. Hoy podemos, desde nuestras candidaturas presidenciales, recrear la unidad en la diversidad que la sociedad demanda y que con tanto vigor defendimos para recuperar con éxito la democracia”, señala el documento.

Un total de 42 diputados (20 PDC, 11 PS, 5 PPD, 4 PRSD y 2 PC) suscribieron un acuerdo abogando por un consenso entre las cúpulas directivas de la Nueva Mayoría en pro de lograr una sola lista parlamentaria de centroizquierda, en vista a los comicios de noviembre de este año.

El documento hace un llamado a la unidad, a fin de retomar una mayoría perdida, y con el claro temor de que la división de los conglomerados de centroizquierda, traducidos en la actualidad en dos candidaturas presidenciales e igual número de listas parlamentarias, sólo permite afianzar el triunfo de la derecha.

DECLARACIÓN PÚBLICA

Valparaíso, 20 de Junio de 2017


Durante casi tres décadas, un acuerdo entre la izquierda y el centro político ha permitido a Chile dar los pasos más significativos de su historia en el camino al desarrollo. Lo que hemos logrado juntos ha cambiado para bien la vida de la inmensa mayoría de nuestros compatriotas. Nos sentimos orgullosos de esa historia de avances.  Sin embargo, no somos autocomplacientes. Reconocemos la crisis de confianza que se ha instalado entre los chilenos, la pérdida de capacidad del Estado para entregar servicios fundamentales para las personas, las limitaciones de nuestra economía para crear bienestar.

La derecha es una alternativa política cuyas recetas desconfían de las personas y las comunidades. Sus recetas económicas promueven una estrategia de crecimiento que concentra el capital en unos pocos y benefician preferentemente a quienes ya se encuentran en una posición de ventaja. Su proyecto de gobierno no cree que la dignidad de cada chilena y chileno exige la consideración, el respeto y la fuerza inclusiva que son para nosotros indispensables.

La única alternativa real a la cultura individualista y mercantilista que representa la derecha descansa, como viene ocurriendo desde hace tres décadas atrás, en las posibilidades de entendimiento entre el centro y la izquierda. Entre los sectores medios y populares. Viabilizar este entendimiento es un desafío complejo, lo sabemos. Pero también indispensable.

Si queremos servir a Chile nuestra primera tarea es afirmar nuestra decisión conjunta de liderar y nuestra intención de ganar la próxima elección presidencial. La existencia de dos candidaturas presidenciales y dos listas parlamentarias sin relación entre sí en la centro - izquierda es el resultado de nuestras debilidades pasadas. Hoy podemos, desde nuestras candidaturas presidenciales, recrear la unidad en la diversidad que la sociedad demanda y que con tanto vigor defendimos para recuperar con éxito la democracia.

No somos ingenuos. Sabemos que una contienda presidencial sin acuerdos programáticos y electorales es el camino seguro a la derrota presidencial, a la pérdida de una mayoría por los cambios en el Congreso Nacional y en los Consejos Regionales. También es un retroceso de proporciones mayores y por un período de tiempo imprevisible en el terreno cultural y social.

Quienes suscribimos esta declaración no aceptamos que lo anterior constituya una realidad inevitable. Nuestra identidad se expresa en el espacio político de la centroizquierda. Es tarea ineludible de nuestros partidos construir los acuerdos que hagan posible el entendimiento indispensable para converger en una segunda vuelta que se aprecia como inevitable y dar buen gobierno a Chile.

El acuerdo que proponemos es la proyección de un bloque político que asume la responsabilidad de abrir una nueva etapa en la historia de Chile. Se construye desde hoy, paso a paso. No se improvisa. No es sensato hacer creer a alguien que una sucesión constante de disputas, amplificadas por la competencia electoral total, puede dar origen a un acuerdo robusto que abra opción real de triunfar en una segunda vuelta electoral.

Nuestros principales desafíos no son técnicos ni económicos, son políticos. Nuestro mayor adversario es la desilusión, el desencanto, la desesperanza. La dinámica que lleva a que las personas permanezcan en sus hogares y no concurran a votar, entregando otra oportunidad de triunfo a la derecha y a quienes quieren retroceder en las conquistas sociales alcanzadas. Como en otros momentos de nuestra historia, cuando parecía tanto o más difícil que ahora, haremos todos los esfuerzos que sean necesarios para cumplir nuestra responsabilidad con Chile. Recuperar la mayoría política y social que puede dar buen gobierno a Chile está en nuestras manos. Es nuestra responsabilidad y la de aquellos que han sido nuestros compañeros de ruta.

Por todas estas razones, declaramos nuestra decisión de contribuir activamente a la construcción de un acuerdo de la centro izquierda que responda a las esperanzas de dignidad, inclusión y prosperidad que habitan en nuestra Patria. Del mismo modo, llamamos a las conducciones nacionales de nuestros partidos a construir las condiciones para hacer ello posible.

La historia nos juzgará.