Nota

Global Systems Chile: El millonario negocio tras el Sistema Mensajes de Alerta a celulares de la ONEMI

Miércoles 2 de Agosto '17 19:00
Imprimir Enviar por mail
Por Juan Manuel Ugalde Ramos
juanmanuel@aninchile.com
Los cuestionamientos que rondan a la Firma de capitales judíos, que ahora es candidata para hacerse cargo del sistema de monitoreo electrónico con brazaletes y tobilleras a reclusos con libertad vigilada.

El 15 de abril de 2011, y aun con el recuerdo vivo del 27/F, el Ministro de Transportes de la época, Pedro Pablo Errázuriz, dio a conocer el resultado de la licitación internacional impulsada por la Subsecretaria de Telecomunicaciones (Subtel), para implementar a nivel nacional un sistema de alerta masiva en casos de emergencia o catástrofe natural.

La noticia fue ampliamente celebrada por la comunidad, en razón de la experiencia del año anterior, donde una gran parte de las víctimas del tsunami que sucedió al terremoto, fueron a causa del desconocimiento de la magnitud del sismo, y de la llegada a las costas del trágico maremoto.

El símbolo de esta ausencia de canales de alerta masivos, y que visibilizó problemas de comunicación entre el SHOA, la ONEMI, y las autoridades de Gobierno, es sin duda lo ocurrido en el Archipiélago de Juan Fernández, lugar donde fallecieron menores, adultos y ancianos, en medio de la noche y sin tener el menor conocimiento del terremoto que había ocurrido en Chile Continental.

Por ello el anunció de la pronta implementación de un sistema de alerta gratuito vía mensajería de texto, aparecía como una buena solución a los errores, falencias que costaron vidas, y que sucedieron tras el terremoto, sólo por no contar con un sistema de comunicación masivo en situaciones de emergencia.

GLOBAL SYSTEMS

En el anuncio del ministro Errázuriz se informó que el sistema licitado y adjudicado daba cumplimiento a los requerimientos de entrega de un mensaje de texto SMS gratuito a los equipos de todas las compañías móviles del mercado, el que además tenía la virtud de estar focalizado por área geográfica, según la ubicación y tipo de emergencia que determinara la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI).

Asimismo no sólo se limitaba a terremotos y tsunamis, sino que además sería canal de alerta en casos de erupciones volcánicas y otros desastres naturales como los aluviones.

Dicha tarea, era acorde a un contrato de 3 mil 800 millones de pesos, licitación llevada a cabo por la Subtel que entre todos los interesados, adjudicó a la oferta presentada por el Consorcio Global Systems Chile S.A, empresa de capitales israelíes y parte del Grupo Rebrisa.

Un dato a considerar es que en dicha ocasión, en La Moneda, junto con dar a conocer la adjudicación se fijó un plazo tentativo de entrada en funcionamiento del sistema de alerta para diciembre del mismo 2011.

En ese entonces no se conocían mayores antecedentes de Global Systems, sin embargo hoy se tiene referencia de ella, por ser una compañía reconocida por su intenso lobby y actualmente por ser la responsable de implementar los controvertidos globos de vigilancia en Las Condes y Los Barnechea.

Otro dato, es que esta empresa -conocida ahora como Global Systems Chile SpA- es una de las cuatro finalistas, y principal candidata en la licitación encabezada por Gendarmería de Chile para hacerse cargo y proveer el nuevo sistemas de brazaletes o tobilleras electrónicas de control para reos en libertad vigilada.

SELLO SAE

Como se conoce, el sistema no partió al menos de manera formal, hasta enero de 2014, cuando nuevamente en La Moneda, pero esta vez con la presencia del ministro del Interior, Andrés Chadwick, el director de la ONEMI, Ricardo Toro y el subsecretario de Telecomunicaciones, Jorge Atton, se dio finalmente el vamos a la tecnología denominada Sistema de Alerta de Emergencias (SAE).

El Subsecretario Atton declaró en el lanzamiento “prefieran los equipos que vienen rotulados con el sello SAE  y que identifica  que  son compatibles  con el Sistema de Alerta de Emergencia” (Ver)

El sistema partía con una compatibilidad de 95 modelos de celulares, y en la totalidad de compañías telefónicas, proyectando un alcance inicial de 3 millones y medio de aparato, con un incremento anual de un 25% conforme al ingreso de nuevos modelos y marcas.

LA APUESTA DE SAMSUNG

A 6 de años de la adjudicación, y a más de 3 años de su lanzamiento oficial, el SAE, tiene defensores y detractores, pero más allá de la precisión y el nivel real de georreferenciación, las críticas recogidas por ANIN.CL apuntan al verdadero alcance del Sistema de Alerta.

Para ello basta acceder al sitio www.sae.gob.cl, donde se describe textual que: “El Sistema de Alerta de Emergencia (SAE) para celulares, permitirá enviar información a los teléfonos que cuenten con el sello de compatibilidad. Este mensaje se emitirá en caso de riesgos de tsunami, sismos de mayor intensidad, erupciones volcánicas e incendios forestales con amenaza a viviendas. Dicha alerta masiva, que será despachada automáticamente vía texto a una zona georreferenciada, no se verá afectada por la congestión de las redes celulares, dado que utilizará otros canales de frecuencia para llegar a los teléfonos de forma segura”.

Y en la página siguiente se puede apreciar que de los 95 modelos con que se inició el sistema, sólo se ha incrementado a 113 equipos, de los cuales casi un tercio corresponden a la línea Samsung, incluyendo la serie Edge de Gama Alta.

Aparte de los modelos Samsung, los restantes son Alcatel (12), Azumi (7), BlackBerry (5), Huawei (8), LG (22), Motorola (8), Nokia (2), Own (3) y Sony (11).

ALERTA DE NEGOCIO

Según publicó la Revista Capital, al dar a conocer la investigación de mercado elaborado a nivel global por IHS Markit, dentro de los 10 celulares más vendidos a nivel global el 2016, cuatro correspondían a modelos Iphone de Apple.

Este dato fue refrendado en Chile, por un estudio de la compañía Movistar, dado a conocer también a mediados del año pasado, al detallar que los IPhone de Apple ocuparon el primer y segundo lugar con sus equipos 5S y 6, el tercer lugar lo ocupó Lenovo, mientras que el cuarto y quinto lugar fueron para LG, con sus modelos K10 LTE y K8 LITE.

Ninguno de esos equipos, modelo de alta gama, son compatibles con el Sistema de Alerta de Emergencia (SAE) para celulares.

Es más iPhone no tiene ningún equipo compatible, ni tampoco Lenovo.

Los modelos Samsung ocupan lugares que van desde el 4 al 9, aunque según publicó LUN, estos equipos móviles encabezan con un 33,9% las importaciones a Chile.

INVESTIGACIÓN ESPECIAL

Quizá un explicación del sesgo del Sistema licitado por el Gobierno pero implementado por la empresa de capitales judíos, Global Systems Chile S.A, se pueden encontrar en la investigación especial efectuada por la Contraloría de la República a la ONEMI, a requerimiento del senador Alejandro Navarro que denunció una serie de eventuales irregularidades de corte financiero.

El Informe fue evacuado el 7 de mayo de 2012, donde se da cuenta que al 23 de diciembre del 2011 el SAE se encontraba en fase productiva, por lo que autorizó el pago del 50%, y el restante en 5 cuotas a Global Systems. Asimismo se especificó que el reglamento de operatividad se encontraba en trámite y a la espera de toma de razón.

Pese a ello, el punto central se encuentra en el ítem “SOBRE DONACIONES RECIBIDAS POR LA ONEMI”, al indicar la Contraloría, en referencia a la denuncia del senador Navarro, de manera textual: “Asimismo, señaló que se desconoce el destino de la donación de US $ 1.000.000 efectuado por la empresa Samsung”.

La Contraloría concluyó que la mencionada Compañía donó 500 mil dólares, que fueron parte del millón 31 mil dólares que la Embajada de Corea donó a la cuenta de “Chile Ayuda Chile”, dinero que sirvió para la implementación de un Sistema de Telecomunicaciones en la Región de Biobío, licitación adjudicada a Gallyas y respecto de la cual la Contraloría representó reparos administrativos.

NUEVAMENTE GLOBAL

Los miles de millones invertidos en el SAE aparecen más cuestionados que nunca, en especial luego que en abril de 2015 la ONEMI adjudicó la licitación por más de 340 millones de pesos a Global Systems Chile SpA, contrato para otorgar el servicio de soporte y mantención del Sistema de Alerta de Emergencia.

Lo anterior no tendría relevancia si no se consideran tres factores, que Global Systems fue el único oferente de una licitación, que de acuerdo a lo señalado por la Contraloría en su toma de razón, el proceso no fue publicado en Mercado Público, sino al parecer, hasta cuando ya se  había adjudicado.

Eso se desprende del oficio fechado el 8 de mayo de 2015, en el cual la Contraloría finalmente da el visto bueno a la adjudicación a Global Systems Chile SA,  ya que meses antes se negó a dar el visto bueno a un contrato directo a la misma empresa, pero en una resolución no exenta de polémica, ya que la toma de razón indica en su materia “Cursa con Alcance la Resolución N° 38, de 2015, de la Oficina Nacional de Emergencia”.

Es decir aprueba la licitación a la empresa del Grupo Rebrisa, pero señala a continuación en el documento dirigido al director Nacional de la ONEMI, Ricardo Toro, y firmado por Patricia Arriagada Villouta -en calidad de Contralora Subrogante-, que pese a dar curso a la resolución de adjudicación, “no obstante, cumple con hacer presente que, en lo sucesivo, esa repartición pública deberá incorporar en los actos administrativos sobre esta materia el imperativo final ‘publíquese en el Sistema de Información de Compras y Contratación Pública’, omitido en esta oportunidad, a fin de dar cumplimiento a lo dispuesto en el N°5 de la letra b) del artículo 57 del decreto N°250, de 2004, del Ministerio de Hacienda, que aprueba el reglamento de la ley N°19.886. Con el alcance que antecede, se ha tomado razón del acto administrativo señalado”.

VIA DIRECTA

El proceso no se comprende sin explicar, como se dijo, que menos de un año antes, esta vez el propio contralor Ramiro Mendoza se negó a dar curso al contrato por la vía directa de la ONEMI en favor de la misma empresa Global Systems.

“Esta Entidad Fiscalizadora ha debido abstenerse de dar curso al acto de la suma, que aprueba el contrato de servicio de soporte y mantención del Sistema de Alerta de Emergencia, suscrito mediante trato directo con la empresa Global Systems Chile SpA, por cuanto no se ajusta a derecho”, señaló.

Para ello se indicó que ante los argumentos de la ONEMI de que “el proveedor fue el encargado de realizar el levantamiento, implementación del Sistema”, ello “no es suficiente para invocar dicha causal en la especie, pues la norma exige además que se estime fundadamente que no existan otros proveedores que otorguen seguridad y confianza, circunstancia que no consta en la especie”.

Y agrega: “En seguida, es menester precisar que las condiciones de pago estipuladas en la cláusula cuarta, en cuanto a la fecha que debe considerarse para la conversión de la U.F. no concuerdan con aquellas que establece la cláusula tercera, en lo relativo a los pagos del año 2014, mientras que los montos que ahí se indican y su modalidad tampoco coinciden con el N° 3 de la parte resolutiva del documento de la suma.

Además, cabe señalar que la boleta de garantía de fiel y oportuno cumplimiento que se individualiza en la cláusula sexta no coincide con el documento que se acompaña a los antecedentes, situación que deberá aclararse”.

“En lo relativo a las causales de término anticipado del contrato, contenidas en la cláusula séptima del acuerdo de voluntades, estas deberán ajustarse a lo dispuesto en los artículos 13 de la ley N° 19.886 y 77 del decreto N° 250, de 2004, y atendido el principio de seguridad jurídica, resulta necesario que se detallen, aun a modo ejemplar, las conductas que constituyen un incumplimiento grave de las obligaciones del proveedor y que, en consecuencia, pueden originar dicho término (aplica criterio contenido en el dictamen N° 46.690, de 2014).

En el mismo apartado se observa, asimismo, que la facultad de poner término al contrato debe ejercerse siempre, en caso de concurrir las causales, mediante acto administrativo fundado y totalmente tramitado, y no como ahí se indica.

En la cláusula octava, cumple con manifestar que el plazo que tiene el proveedor para enterar el pago de las multas debe contarse desde la notificación a que hace referencia su párrafo cuarto y no desde acontecido el hecho, como ahí se expresa.

Por otra parte, la imputación que se realiza en el N° 4 de la resolución de la suma, correspondiente a “Enlaces de Telecomunicaciones” no se ajusta al objeto del contrato y atendido que dicho convenio tiene una vigencia que se extiende hasta febrero del año 2016, resulta necesario señalar en dicho numeral que el gasto que irrogue durante los futuros ejercicios presupuestarios, será imputado al subtítulo e ítem que corresponda, en la medida que se consulten recursos para ello y se cumplan las condiciones establecidas para realizar el desembolso (aplica dictamen N° 51.210, de 2014).

Finalmente, cabe indicar que no se acompañan los términos de referencia ni la vigencia de la personería que invocan los señores Avram Fritch Vaturi y Amir Zabilsky Paz para comparecer a nombre de Global Systems Chile SpA, lo que contraviene lo dispuesto en el artículo 6° de la resolución N° 1.600, de 2008, de esta Entidad de Fiscalización”.

Pero como se dijo, ello no impidió que meses más tarde la firma del Grupo Rebrisa se hiciera cargo de la mantención del SAE, luego que la ONEMI le adjudicara la singular "licitación" (Ver).