Nota

Aseo de Valparaíso: arista de presunto Fraude al Fisco amenaza enlodar candidatura de Jorge Castro

Lunes 11 de septiembre '17 16:00
Imprimir Enviar por mail
Por Juan Manuel Ugalde R.
juanmanuel@anin.cl
Nuevas indagatorias de la actual gestión del alcalde Jorge Sharp dan cuenta de un eventual "negocio" en torno al servicio de recolección de basura, principalmente en el centro comercial de la ciudad.

Fruto de las diversas auditorias que realizó la Contraloría General de la República a los contratos de la Municipalidad de Valparaíso, y que muchos de ellos han concluido en investigaciones sumarias, presentaciones ante la Fiscalía y ante el Consejo de Defensa del Estado, han surgido nuevas aristas manejadas en reserva al interior de la actual administración comunal, y que están ad portad de oficializarse dada la gravedad de los hechos detectados.

Así lo informó a ANIN.CL una alta fuente del Municipio Porteño, junto con indicar que de corroborarse los hechos indagados, incluso constitutivos de eventual fraude al Fisco, “será una bomba que caerá en el núcleo de la candidatura de Jorge Castro porque pondría de relieve hechos gravísimos denunciados por los mismos afectados de una suerte de máquina de extorsión”.

COSEMAR Y OPERACIONES

Independiente de estos dichos, este medio sí corroboró la existencia de las indagatorias en torno al contrato por la recolección de aseo a cargo de la empresa Cosemar, lo sabidos cuestionamiento a Total Transport, a lo que ahora se sumaría el rol de la Unidad de Operaciones del mismo Municipio, para hacer efectivo el cobro de los derechos municipales por la recolección residuos calificados como “servicios especiales”, es decir los desechos del comercio principalmente del Plan de Valparaíso, y que excede en volumen a la basura de un domicilio.

En el caso de la empresa Cosemar, que tiene el contrato de retiro de aseo domiciliario de la ciudad, es así como indica la fuente a este medio, que las primeras investigaciones han arrojado que “no tendría toda la flota de trabajadores en la calle según contrato, y de acuerdo al pago mensual que se efectúa por este servicio”.

Lo anterior es coincidente con la observación efectuada por la Contraloría en el reciente informe, donde da cuenta del pago a la empresa de Total Transport por el arriendo de una cantidad de contenedores de basura superior a la que efectivamente se encontraban en las calles.

ADMINISTRACIÓN DE CASTRO

De acuerdo a los que han accedido a estos antecedentes, todo lo descrito, no sería “más que el arroz”, de un hecho, también vinculado a la recolección de aseo pero esta vez del comercio establecido, pero que de corroborarse tendría carácter de delito, por lo sería un dardo directo al núcleo de la gestión del ex alcalde Jorge Castro, actual candidato UDI a diputado.

Para ello se da cuenta de que en la pasada gestión comunal de Castro, se aprobó una Ordenanza Municipal que regulaba la recolección de residuos de la Valparaíso, donde si bien el aseo domiciliario era responsabilidad del contrato con Cosemar, el del comercio del Plan, era una labor asumida por la Unidad de Operaciones de la Municipalidad y principalmente con trabajadores del Programa de Generación de Empleos (PGE).

El Artículo N°19 de la mencionada ordenanza dentro de otro puntos fijaba en 60 litros el límite entre un retiro ordinario y uno extraordinario, estableciendo para este último  que “la Municipalidad, previa solicitud del interesado, retirara los residuos procediendo a cobrar los derechos especiales fijados en la respectiva Ordenanza de Derechos”.

Un punto a considerar que al remitirse a la Ordenanza de Derechos, el punto en torno al cobro de gastos administrativos por los servicios extraordinarios, por lo general no está cuantificado sino que se fija “por convenio”, a diferencia, por ejemplo de la utilización de un contenedor metálico fijado en 1 UTM diaria.

HOYO NEGRO

Como se dijo esta ordenanza aprobada en la administración de Jorge Castro, fijaba un pago adicional al comercio, en definitiva por el retiro de exceso de basura, y para ello se fijó una tabla, que de acuerdo a los mismos propietarios era “casi impagable”.

En ese espacio, es quehabría surgido la figura de un “intermediador”, que de acuerdo a las indagaciones de la actual administración municipal, permitió que los locatarios del pago total sólo realizaran un porcentaje para regularizar sus situación, mientras existe un segundo porcentaje de ahorro, y un tercer pago que se extravía y que es materia de las presentación que prepara la actual gestión ante la Contraloría y si procede ante la Justicia.