Nota

La doble traición de Osvaldo Urrutia

Martes 28 de noviembre '17 23:30
Imprimir Enviar por mail
Por Juan Manuel Ugalde Ramos
juanmanuel@anin.cl
Desolado e incrédulo, estos dos adjetivos resumen la actitud del diputado Osvaldo Urrutia (UDI), la noche de las elecciones, al ver el mal resultado en el recuento de votos. Este calvario sólo culminó a las 2 de la madrugada del lunes cuando supo que María José Hoffmann lo había arrastrado a él y no a Jorge Castro.

A una semana de la elección parlamentaria, recién surgen las luces del duro revés que sufrió el diputado UDI Osvaldo Urrutia, que luego de ser aspirante a la primera mayoría por el Distrito 7 Valparaíso Costa, sólo obtuvo la reelección en una definición voto a voto con el ex alcalde de Valparaíso, Jorge Castro, y al ser arrastrado por la mayoría alcanzada por la diputada María José Hoffmann, que contra todos los pronósticos tuvo una holgada victoria.

Así se conoce el calvario que vivió Osvaldo Urrutia, sentado solo en el comando de 3 Norte de Viña, tras el cierre de las urnas, donde en varios recuentos lo daban por perdido, ante el aspirante y ex alcalde de Valparaíso, Jorge Castro, que con un campaña que se estima invirtió un menos de un 20% de lo gastado por el ex Secpla de Viña, a las 21 horas del domingo 17 de noviembre lo daban como diputado electo.

Lejos de celebrar, el “alma al cuerpo” le llegó a Urrutia, sólo a las 2 de la mañana del lunes, cuando se confirmó que él, y no Castro, había sido “arrastrado” por Pepa Hoffmann, por una diferencia de apenas 600 votos.

DOBLE TRAICIÓN

Este revés fue explicado a ANIN.CL por distintas fuentes del propio círculo de Osvaldo Urrutia, y como una pasada de cuenta, tras la doble traición que habría cometido este diputado gremialista en su afán de ser primera mayoría.

Cuando Eluchans declina su opción de ser candidato al Senado y queda Andrea Molina sin compañero de lista. Allí se le ofrece el cupo al mismo Urrutia, quien declina y propone a Francisco Bartolucci.

Las fuentes relatan que esto se produjo “el día de la cuenta pública de la alcaldesa Reginato, el propio Urrutia, junto con confirmar su decisión de repostularse como diputado, propuso y proclamó a Francisco Bartolucci, como el candidato de Viña al Senado, entregando su apoyo personal a su nominación”, indicó la fuente.

Agrega que el Diputado fundamento su proclamación, en que Andrea Molina provenía del interior, y en cambio Bartolucci representaba a la UDI de la costa, por su pasado como alcalde de Valparaíso, diputado, ex presidente de la Cámara de Diputados, y ahora como académico en universidades de la zona.

Pero eso fue todo, después del ofrecimiento de este cupo al Senado, Urrutia lo dejó de lado y se fue a apoyar a Andrea Molina. Bartolucci  no se merecería este trato, primero por su trayectoria, y segunda porque fue sacado desde su tranquilidad como profesor, para ser embarcado y dejado a la deriva, con una candidatura desmejorada, y sin apoyo político ni financiero. Traición que además le valió a la UDI quedar sin senadores”, agregó.

ESPINA EN EL COMANDO

La segunda traición, que le habría valido a Urrutia sudar casi gotas de sangre por el exiguo apoyo en las urnas, tendría como origen el núcleo mismo de su comando de campaña.

Así lo dieron a conocer, distintos consultados, quienes manifestaron su molestia por la decisión del Diputado UDI, de incorporar en su equipo a la ex RN y ex candidata independiente a la alcaldía de Concón, Sandra Contreras.

“Sin duda que la cuenta de Osvaldo fue sencilla, sumar los votos de Sandra Contreras en Concón; pero lo que no sopesó fueron las consecuencias internas de esta decisión calificada como mezquina”, explicó el consultado.

Para ello explica que en el pasada elección municipal en Concón, el candidato UDI Luis Rivera, estuvo a unos puntos de arrebatarle el Municipio a Oscar Sumonte, “votos que precisamente se llevó con su candidatura independiente Sandra Contreras”, indicó.

“Por ello que la incorporación de Sandra Contreras fue una cachetada, por lo demás innecesaria, ya que con su fichaje traicionó todo el trabajo que hizo la UDI para levantar la candidatura de Luis Rivera, con el apoyo de independientes e incluso de RN, lo que dejó en evidencia de que en su obsesión de ser primera mayoría, Urrutia no escatimó recursos humanos, políticos ni financieros. El daño lo causó, tuvo su pasada de cuenta, ahora hay que ver si la herida va a sanar o no”, recalcó la fuente gremialista.