Nota

Muchas demandas de EPV; "Macanudo" y el muelle para cruceros ¿Cuándo?

Domingo 3 de diciembre '17 00:30
Imprimir Enviar por mail
Por Jorge Bustos B.
Consejero de la Sociedad Civil Comuna de Valparaíso

Las preocupaciones de Claudio Nast son bastantes fundadas, dado que el acuerdo se firmó hace ya varios meses y hasta el momento lo único que ha hecho EPV  ha sido presentar  querellas y denuncias en contra de quienes se han opuesto al descaro e impunidad para violar acuerdos y leyes que se suponen los rigen y debiesen respetar, dilatando o evadiendo su responsabilidad.

Ningún conflicto judicial o administrativo puede ser disculpa para no cumplir el compromiso que  Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV) firmó para la construcción de  un muelle de atraque “exclusivo” para la industria de cruceros, menos aún , dicha  construcción no puede depender del mercado para materializarse. Estas declaraciones son parte de una entrevista realizada a Claudio Nast, gerente de la empresa que mueve el 30% de las recaladas de las naves de turismo y claramente evidencian su preocupación por este incumplimiento.

Según ha informado la prensa, la estatal EPV demandó a un concesionario por no planificar el tema de los cruceros; dicha demanda, parece más una cortina de humo para  esconder la responsabilidad que le cabe al directorio y, en particular a su gerencia de la estatal, por la fuga de 22 recaladas de  buques turísticos al puerto de San Antonio que, a producto de la situación, ha demostrado ser una alternativa a Valparaíso.

Resulta a lo menos extraño que los actores ligados al mundo del turismo local no hayan alzado la voz y exigido a EPV mostrar el proyecto sobre el nuevo muelle  de  cruceros, que según su  gerente y el vocero, tenía un costo inicial de 100 millones de dólares, cifra que EPV tuvo que rebajar a 40 millones de dólares tras la aparición de otro proyecto que solo costaba 11 millones. Eso sí, EPV  se esmeró en insistir que  el proyecto  era categoría cuatro, es decir sus costos pueden elevarse un 40%. Conveniente y oportuno  alcance ¿no creen?

Entre tanto discurso y promesas de una cerrada segunda vuelta presidencial y de tanto chascarro electoral, perdemos de vista  lo cercano y cotidiano y no protegemos nuestros intereses locales. Por esta razón  hago un llamado a los dirigentes de la ciudad ,a los actores económicos vinculados con el turismos, a presionar a la estatal portuaria para que no siga deteniendo la puesta en obra del nuevo muelle, el que debe estar operativo en dos años ,plazo en el cual  se negociarán los nuevos contratos.

Otro gran tema será de quien es el nuevo muelle, en mi opinión debiese ser un regalo de la industria privada y estatal a la ciudad, sin embargo por las últimas declaraciones, uno puede concluir que EPV está trabajando para que al grupo Urenda se le construya un muelle privado con dinero de todos los chilenos.

No dejó de llamar mi atención que en el último tiempo que junto al gerente de EPV siempre apareciera el diputado UDI Osvaldo Urrutia -que dicho de paso aun está por verse su reelección pues habrá recuento de votos-. Al parecer  “Macanudo Davagnino” confió plenamente en  las encuestas que daban por  ganador en primera vuelta al ex Presidente y ahora es una víctima más de los mentirosos porcentajes.  Esto solo como información anecdótica para ilustrar la escena pública criolla.