Nota

Inmobiliaria se querella contra alcaldesa Reginato por delito de prevaricación en caso edificio de Santa Inés

Martes 5 de diciembre '17 01:15
Imprimir Enviar por mail
Por Juan Manuel Ugalde Ramos
juanmanuel@anin.cl
Juzgado de Garantía de Viña del Mar acogió a tramitación libelo acusatorio y derivó los antecedentes al Ministerio Público, tras rechazar recurso interpuesto por la defensa de la Autoridad Comunal de la Ciudad Jardín.

Una confuso inicio tuvo la causa que se inició en el mes de agosto con la querella interpuesta por el gerente general de la Inmobiliaria Mirador Salinas SpA –del Grupo Numancia-, Cristhian Aqueveque Torres, en contra del abogado de la Municipalidad de Viña del Mar, Mario Araya Cano, y de la alcaldesa Virginia Reginato, por el delito de autor y cómplice –respectivamente- de presunta prevaricación.

Lo anterior al acusar una supuesta pasividad del Municipio, luego que la Corte de Apelaciones de Valparaíso, acogiera el recurso de protección presentado por un grupo de vecinos de Santa Inés, reunidos en CEUMA, y el que anuló el permiso de obras que buscaba amparar la construcción de una torre de departamentos en terrenos de un ex Templo Mormón.

Cabe recordar que la Corte de Valparaíso y luego la Suprema, acogió los argumentos de los vecinos sobre una arbitrariedad en la interpretación de las normas legales, con el único fin de lograr la construcción de un edificio, por sobre el máximo de altura permitida.

Es en este punto, y ante la decisión del Municipio de Viña del Mar, de no recurrir ante la Corte de Apelaciones y  posteriormente de casación ante la Corte Suprema, es que el gerente de la Inmobiliaria denuncia que este acatamiento del fallo y de no impugnar las resoluciones desfavorables que derivaron en la anulación del permiso de obras del denominado Edificio Numancia de Santa Inés, se produjo al margen de la protección del patrimonio de Viña del Mar.

ACOGIDA A TRAMITACIÓN

La querella conocida por ANIN.CL, inexplicablemente fue interpuesta el pasado 8 de agosto en el Juzgado de Valparaíso, tribunal que tras una serie de diligencias se declaró incompetente, derivando el libelo a su par de Viña del Mar; Tribunal que nuevamente la devolvió a Valparaíso por problemas de fundamentación.

Sin embargo, todo este ir y venir concluyó este 1 de diciembre con la decisión del juez de Garantía de Viña del Mar, Roberto Pinto Gutiérrez, al no acoger el recurso de reposición interpuesto por la defensa de la alcaldesa Virginia Reginato, encabezada por el abogado Carlos Prenafeta, y así dejar a firme los resuelto por la jueza Aída Torres, el 16 de noviembre que acogió a tramitación la querella y derivó los antecedentes al Ministerio Público.

LOS FUNDAMENTOS

En su fundamentación, el representante de la Inmobiliaria no se centra en que el proyecto fue objetado por una serie de vicios urbanísticos denunciado en su oportunidad por ANIN.CL, sino que la Municipalidad de Viña del Mar no realizó una adecuada defensa del permiso otorgado, omitiendo la presentación de recursos respecto de los cuales estaba habilitada.

En este punto, el libelo acogido a tramitación señala: “la palabra prevaricación, etimológicamente hablando, significa “caminar con paso torcido”. El querellado Sr. Mario Araya Cano “ha caminado torcidamente” durante toda la tramitación del Recurso de Ilegalidad Municipal, lo que se vio consumado mediante la omisión dolosa de no recurrir en la etapa correspondiente, a pesar de que no podía menos que saber que, con su comportamiento, estaba entregando los intereses de la Municipalidad, del Director de Obras y del tercero coadyuvante Inmobiliaria Mirador Salinas SpA a la suerte de los reclamantes”.

A ello agrega: “lo anterior no lo pudo haber logrado sin la expresa orden de la querellada Sra. Virginia Reginato Bozzo”.

LA QUERELLA