Nota

¿Evolución, Crisis de Sinceridad y Representatividad?

Sábado 23 de diciembre '17 03:15
Imprimir Enviar por mail
Por Hector Lautaro Correa Castillo
Profesor y Licenciado en Educacion - Concejal La Calera

Durante décadas se satanizo la política, los políticos, se persiguió y se intento la eliminación total de los partidos y desaparición de sus líderes en esa larga noche que aun no termina.

Claro como una lepra o definido como un cáncer había que aislarlos y dejarlos agonizar, exiliarlos o tirarlos al mar a todos los políticos corruptos. Un discurso añejo de la derecha, que algunos de izquierda hijos de la dictadura lo replican para sacar dividendos diversos, retrogrado y con olor a difunto.

Sin embargo muchos candidatos en las ultimas elecciones hicieron un llamado a la ciudadanía a militar, pero no para militar, solo para instrumentalizar un mecanismo, sin banderas, sin símbolos, lo mas amorfo posible sin sustento ideológico, ni de compromiso como decía Víctor Jara “ni chicha, ni limoná. Ni de aquí ni de allá, sin dignidad” únicamente para que estos apolíticos o independientes  puedan ser candidatos, sometidos a un egoísmo, un personalismo, un individualismo neoliberal, donde el  bolsillo los colude, como único dios  y el mercado solo les ilumina el camino.

EL ANALFABETISMO POLITICO Y LAS INDEFINICIONES

Se llevan los aplausos, mientras más garabatos e ignorancia tienes  más posibilidades de tener poder en este Chile distinto. Uno de los problemas democráticos es la "crisis de representación que hay", estos llamados contribuyen directamente a agravar el problema, ya que instrumentalizan la militancia de un partido es un llamado directo a su sobre representación y a profundizar el vaciamiento de ideas de los partidos políticos. Precisamente ambos elementos son parte de los grandes problemas que identificados y uno de los motivos por la que todos los partidos políticos hicieron un esfuerzo titánico en un re fichaje.

Una de las contradicciones de fondo. Se deja ver cuando este sistema electoral contempla mecanismos para que algunos candidatos independientes puedan competir e inscribirse como tal a elecciones de todo tipo, ¿por eso hacen llamados a militar instrumentalmente, siendo que ninguno de esos líderes que llaman a militar milita en partido alguno?.

¿MEJORAR LA CALIDAD DE LOS PARTIDOS EN CHILE?

Sin embargo se instaló un debate para mejorar la calidad de los partidos, su rol en la sociedad, la relación con la gente, este tema se toma la agenda por años. Al punto de transformarse en un discurso transversal y pluripartidista, un tema de moda, nadie quería no tocar el tema; corrupción, colusión, negocio-política y poder, crisis de representatividad, transparencia y se instala hasta llegar a ser repetitivo, y pegajoso, empezó a fastidiar y a molestar, no solo por lo cargante, sino también porque se convierte como el único tema de interés público nacional, saturando los noticieros, el común de la gente y los partidos, ya parecía la excusa para justificar lo injustificable, llegando todos a coincidir desde distintos ángulos.

Pero como siempre la política no es un todo o nada, es el arte de ponerse de acuerdo y gobernar, independiente de los que quieren cambiar todo de la noche a la mañana, siempre hay buenos dirigente que logran identificar o distinguir las diferencias, elemento esencial para ponerse de acuerdo.

¿TODO SE SOLUCIONA CON PLATA?

Zanjar estas complejas necesidades y llegar acuerdo, es lo difícil, pero la democracia de los acuerdos cierra el pacto entregando “aportes públicos” para que los partidos políticos, puedan cumplir su rol público.

Por esto la ley de transparencia exige a los partidos re-ficharse, por las dudas, el sinceramiento,  por los padrones de militantes abultados, por la sospecha de la sobre-representación, por los aportes de empresas, por las facturas truchas, los cobros excesivos en las campañas.

Uno puede entender que haya un sentido de urgencia de lograr un partido nacional, los tiempos para hacerlo ya se agotaban. Pero ojo que en ese esfuerzo desaparezcan las ideas como motor articulador de un colectivo transformador, no me parece. Lograrlo así hace aún más personalista el sistema de partidos, cuando justamente las fuerzas progresistas de izquierda abogan por todo lo contrario.

La sociedad por décadas viene mandando un mensaje claro a los partidos políticos en todas las encuestas de opinión, no les cree y nos los quieren. Luego, si todos entendemos de igual manera que independiente del resultado presidencial de la segunda vuelta, hay que seguir profundizando la democracia y mejorando el rol y la percepción ciudadana hacia los partidos, sin embargo existen llamados de organizaciones que parecen irresponsables y hasta inmaduros.

Se construye partidos desde el electoralismo por sobre el tejido social y colectivo. Legítimo por cierto como estrategia, pero a contra pelo de los que buscan transformar el rol de los partidos políticos en este moribundo sistema.

HAY QUE DEVOLVER AL TEJIDO SOCIAL LA REPRESENTACION POLITICA

Por eso es complejo, ver como militantes de partidos,  llamen a militar  y no militen. Si ellos mismos no son capaces de inscribirse en ese partido ¿dónde queda la responsabilidad por el proyecto que el partido busca desarrollar a futuro superada la coyuntura electoral?.

Los partidos son proyectos país y construyen identidad colectiva.

Por eso el no militar exime de esa responsabilidad sobre el colectivo, es más fácil no comprometerse, ni responsabilizarse con nada. No ser ni chicha, ni limonada.

Hay que devolverle al tejido social la representación política, hay que ir más allá de construir instrumentos políticos para ganar elecciones.

Dicen que el re fichar era también un ejercicio de recomponer el vínculo roto entre partido y sociedad. Convencer de militar implicaba en los hechos un pacto de responsabilidad del partido político o del líder, sobre ese sentir ciudadano.

EL CAUDILLISMO CANSA TANTO, COMO LA AMENAZA DEL DINERO

Además, expresa que de fondo el apego es al instrumento por sobre el colectivo que expresa ese instrumento. Nuevamente el corto plazo por sobre el largo plazo. Culpan la velocidad de los acontecimientos ¿es que todo se hace a tontas y a locas?. Fuerzas de cambio debemos tener como norte reivindicar el rol militante y los proyectos colectivos. Basta de caudillismos, individualismos, egoísmos y personalismo. Por eso también es clave el compromiso de quien busque encarnar un  proyecto partidario, colectivo y responsable. No puede ser una amenaza los millones de los candidatos o de los partidos.