Nota

Conozca los 10 puntos del "mea culpa" del Partido Socialista

Viernes 12 de enero '18 00:45
Imprimir Enviar por mail
Por Equipo Prensa ANIN.CL
info@anin.cl
El Pleno del Comité Central del Partido Socialista, en sesión de este sábado 6 de enero en la sede del Congreso Nacional en Santiago, acordó un voto político tras la reciente derrota en la elección presidencial.

Calificativos como "severa derrota" o que el buen resultado en las parlamentarias no minimiza el impacto de haber perdido el Gobierno, son parte de la reflexión del PS contenido en un voto político de 10 puntos que reproducimos de manera textual:

1.- El resultado de la reciente elección presidencial constituye una severa derrota para todas las fuerzas sociales y políticas de signo progresista de nuestro país, esto es, tanto para las que se ubican en el centro como en la izquierda del escenario nacional.

Lo anterior exige realizar un debate profundo y constructivo respecto de las causas del resultado electoral para reconfigurar un proyecto de transformaciones como el que Chile necesita.

2.- El Partido Socialista será parte, con espíritu crítico y autocrítico, del más amplio intercambio de opiniones que necesita el progresismo para retomar un proceso de transformaciones políticas y sociales, una vez que concluya el período gubernativo de la derecha.

En este marco el Comité Central del Partido Socialista respalda la cuenta política de nuestro Presidente, el compañero Álvaro Elizalde, donde expone algunas reflexiones iniciales que serán el marco de nuestro debate en los próximos meses en el cauce institucional propuesto para la deliberación de los socialistas.

3.- Un amplio diálogo nacional y el balance equilibrado permitirán con una mayor perspectiva configurar y enriquecer en el mediano plazo un juicio compartido sobre las causas de la derrota electoral.

Por ello los socialistas convocaremos a todos los actores políticos y sociales progresistas a un proceso abierto y participativo para reflexionar crítica y autocríticamente al respecto.

4.- El hecho que nuestro partido haya obtenido un resultado parlamentario que nos ubica como la mayor bancada de todos los partidos progresistas no debe minimizar el impacto de la derrota presidencial para el proyecto de país que representamos los socialistas. Por el contrario, representa una responsabilidad ante el peligro de atomización y dispersión de las fuerzas comprometidas con el cambio social y refuerza, por tanto, la necesidad de potenciar el diálogo y entendimiento.

Las causas de la derrota son múltiples. Entre ellas la incapacidad de la Nueva Mayoría de coincidir en torno a un mecanismo que permitiera contar con una candidatura única y un entendimiento parlamentario más eficaz. No podemos obviar en este análisis los caminos divergentes que se abrieron en la coalición y la ausencia de primarias para definir una opción presidencial unitaria.

4.- Apoyaremos con decisión y lealtad al Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet y de la Nueva Mayoría hasta el ultimo día de su mandato. Asimismo, desde la oposición defenderemos las conquistas sociales de estos años.

5.- Promoveremos el diálogo y el entendimiento desde la Democracia Cristiana al Frente Amplio para constituir una mayoría sólida como expresión de un amplio Bloque por los Cambios.

En el Partido Socialista hay plena conciencia que este proceso no será fácil ni sus resultados inmediatos, pero para impulsar profundas transformaciones en la construcción de un país más justo y con una mejor democracia es necesaria la unidad del conjunto de las fuerzas progresistas.

6. Los socialistas seremos parte fundamental de la oposición política al gobierno de signo restaurador y conservador que se inicia en marzo próximo, ejerciendo toda nuestra capacidad fiscalizadora, canalizando las demandas sociales, y trabajando para ampliar la base de apoyo social y la confianza ciudadana con miras a los procesos electorales de los años 2020 y 2021.

7. Los retos que debemos enfrentar superan con creces los aspectos puramente electorales, y por tanto solo serán resueltos con “más política”, dentro y fuera de las instituciones del Estado y, sobre todo, en la sociedad.

Por ello promoveremos el diálogo a nivel local, regional y nacional con las organizaciones de la sociedad civil. Asimismo trabajaremos por la rearticulación de un tejido social fuerte y representativo de las organizaciones sindicales, estudiantiles, de mujeres, de jóvenes, de pobladores , así como de todas las organizaciones sociales.

8. Como fuerza de izquierda comprometida con la superación del neoliberalismo, los socialistas hemos sido y seguiremos siendo fuertes promotores y defensores de un modelo de desarrollo sostenible e inclusivo, representando causas tales como la protección a la primera infancia y a la tercera edad, la igualdad de género, la lucha contra el cambio climático, la seguridad ciudadana, la calidad y cobertura de la educación como un derecho garantizado, el trabajo decente con remuneraciones dignas y protección social, la erradicación del narcotráfico, el acceso expedito a salud de calidad, el derecho a la vivienda, el reconocimiento a los pueblos indígenas y, el respeto y la erradicación de toda forma de discriminación, entre otras causas.

Al mismo tiempo, nuestro horizonte será siempre la lucha contra la desigualdad con mas y mejor democracia, como pilares del desarrollo. En ello, comprometemos una férrea defensa de la reforma tributaria, laboral y educacional, áreas en que tenemos visiones radicalmente diferentes al proyecto político y cultural de la derecha conservadora.

9. Como forma de canalizar el debate partidario se ha definido un itinerario institucional que comprende la convocatoria a un Pleno del Comité Central para fines de marzo próximo y a una Conferencia Nacional de Organización y Programa para el mes de junio, proceso que culminará con la realización de nuestro Congreso General Ordinario a más tardar en enero de 2019.

10. Finalmente, el Partido Socialista manifiesta la necesidad de un acuerdo entre todas las bancadas opositoras al próximo gobierno respecto de la constitución de las mesas de ambas cámaras del Congreso Nacional y de las comisiones legislativas, como primera señal para el entendimiento y convergencia de todas las fuerzas progresistas. Por tanto trabajaremos por articular un acuerdo amplio y unitario al respecto.