Nota

Urge modificación a Ley Bono de Reconocimiento Profesional: No pueden haber profesores de segunda categoría

Sábado 10 de febrero '18 02:00
Imprimir Enviar por mail
Por Hector Lautaro Correa Castillo
Profesor y Licenciado en Educacion - Concejal La Calera

Una importante Organización a nivel nacional surge posterior a la dictación de la Ley del Bonificación de Reconocimiento Profesional BRP Ley N°20.158 (29 de Diciembre de 2006), constituida por Profesionales de la Educación desde Arica a Punta Arenas, ellos acusan de no pago del BRP, discriminación, segregación y exclusión,  por falta también de claridad e interpretación de la Ley, de  las normas, decretos DL (Ed.) N°3.166/1980 y falta de cumplimiento en los plazos de los pagos por parte del Mineduc en los últimos meses.

Ellos afirman que obtuvieron sus títulos, por programas especiales, en diversas  Universidad, otorgándosenos un Título de Profesor en Educación Básica y Licenciado en Educación, donde cumplieron, con todos los requisitos que solicitaba la malla curricular, de aprobación de 32 asignaturas, más práctica profesional y seminario de título, Carrera Autorizada por el Ministerio.

Aseguran que el plan de estudios constaba en su totalidad con 3840 horas, de las cuales 350 horas fueron en calidad de presenciales.

Estas carreras a pesar de darse en un porcentaje mayoritario, con módulos  y guías de desarrollo, también exigían pruebas presenciales en cada asignatura, las cuales las dieron y fueron evaluadas por profesores universitarios, para lo cual asignaban  colegios en lugares donde no existían universidades, también exigían una práctica profesional en forma totalmente presencial, obligatoria.

En la actualidad dicen “Claro que nos sentimos, discriminados, segregados y excluidos, de este sistema por su falta de claridad e interpretación de esta Ley específicamente, la consideramos injusta e incluso como proyecto ley  de carrera docente, ya que nuestras remuneraciones, no pueden aumentar, en lo componente al BRP, debido a un discriminatorio artículo, el cual nos impide, el alza más notoria que se ha dado en los sueldos, lamentablemente la ley dictada, aprobada el año 2007 con respecto al BRP, dice textual en términos de quienes pueden percibir dicho componente:

PROCEDIMIENTO

Los  requisitos generales que deben cumplir son  un título de profesor otorgado por una universidad o instituto profesional del Estado, cuyo programa de estudios debe contar con a lo menos 8 semestres académicos y 3.200 horas presenciales de clases. Sin embargo, se reconoce también el derecho al componente de título en los siguientes casos:                            

Profesor con título otorgado por escuelas normales (no se le exige acreditar las 3.200 horas ni los 8 semestres). Títulos obtenidos hasta 1990 con menos de 8 semestres aprobados. Títulos obtenido después de 1990 y antes del 29 de diciembre de 2006, con menos de 8 semestres pero que cuentan con otro título profesional o técnico de nivel superior, los que sumados cumplen con el requisito de las 3.200 horas y los 8 semestres. Títulos obtenidos después de 1990 y antes del 29 de diciembre de 2006, con menos de 8 semestres y/o menos de 3.200 horas presenciales de clases y que no tengan otro título profesional o técnico de nivel superior. Estos pueden acceder al componente de título solo si acreditan la obtención de una mención en un subsector de aprendizaje o en un nivel educativo otorgado en un programa o carrera por una universidad o institución de educación superior del Estado, o reconocida por este, que se encuentre acreditada de acuerdo a la ley N° 20.129. Títulos distintos al de profesor o educador, otorgado por una universidad  o reconocido por éste, con un programa de estudios de a lo menos 8 semestres académicos y 3.200 horas presenciales de clases e impartan una especialidad de la Enseñanza Técnico Profesional, afín a dicho título.

Al leer parte de la ley con respecto a esta bonificación, queda claro que los titulados en programas especiales, en los años 1990 y antes del 29 de diciembre del 2006, solo se les podría  pagar este bono BRP, siempre y cuando tengan una mención con un mínimo de 700 horas presenciales.

NO QUEREMOS SER DISCRIMINADOS, SEGREGADOS Y TAMPOCO EXCLUIDOS

La Ley 20.609, establece medidas contra la discriminación, más conocida por su nombre no oficial Ley Zamudio, es una ley chilena que tiene por objetivo fundamental instaurar un mecanismo judicial que permita restablecer eficazmente el imperio del derecho toda vez que se cometa un acto de discriminación arbitraria, estableciendo un procedimiento judicial y medidas sancionatorias en caso de comisión de un acto de ese tipo.

Muy injusto en términos jurídicos, ya que la ley se dicta después de que estos profesionales se titularan, dicen; “se nos discrimina, se nos excluye y se nos segrega, dándonos la única oportunidad de un pos título o una mención, ya que los profesores titulados antes del año 1990, no se les exige cantidad de semestres cursados, ni horas presenciales y da lo mismo si lo hicieron a distancia”.

Estos profesores se enteraron en el mes de octubre 2017 de esta ley en su parte específica, ya que nadie informó y desconocían  su aplicación, es más, desde al año 2007 hasta un mes atrás, siempre a la gran mayoría se les canceló el BRP, tal como se sigue realizando en la mayoría de los municipios en diferentes provincias, ahora algunos Jefes de Daem de ciertas comunas están enviando una circular que nos impide percibir el BRP.

¿ESTA LEY ES RETROACTIVA O SON CONSIDERADOS PROFESIONALES DE SEGUNDA CATEGORIA?

La pregunta es, ¿Qué culpa tienen estos profesores, para aplicarles esta castigo, esta discriminación que se les aplica, con una ley que fue dictada después de haber obtenidos sus títulos y en algunos casos de profesores que ingresaron poco antes de dictarse la ley, titulándose después del 2007?, pero habiendo ingresado antes de la fecha mencionada a estudiar sus carreras.

Como principio “ninguna ley se dicta para perjudicar y se aplica en forma retroactiva”

Claramente sentimos que el Ministerio nos trata como profesionales de segunda, ya que obtuvimos nuestros títulos, mucho antes de la promulgación de esta “Ley maldita”, en consecuencia ellos exigen  la cancelación de la componente BRP (Bono de Reconocimiento Profesional). Lo paradojal de la situación, es que el Mineduc, junto al CPIP, autorizaron la creación de estas modalidades, visaron y otorgaron títulos profesionales, y ahora lo que escribieron con un lápiz lo están borrando con el codo.

Se desconoce el profesionalismo de estos profesionales, pasando a ser  “Profesores de Segunda Categoría”. Me pregunto; ¿Cómo se les permite realizar clases entonces?.

Egresados de diferentes lugares del país, están contratando servicios jurídicos y organizándose, para presentar sus reparos a la ley y a esta nefasta discriminación

Hay profesores titulados con calidad de expertos que no reciben el bono por haber estudiado en programas especiales. ¿Saben cómo están solucionando dicho problema, en estos momentos, algunos alcaldes?. Pagando dicho bono con fondos municipales, pues no les cabe pensar que en muchos casos, los mejores profesores de su comuna no tienen derecho a recibir este beneficio, solo porque estudió en programas especiales. Dicha normativa no resiste, ni la ley tampoco, ni la nueva normativa de la CNA, que está fijando los nuevos criterios de acreditación de programas virtuales. Es decir, actualmente evolucionamos a hacer un reconocimiento nacional que todos los proyectos virtuales son acreditables desde el pre-grado al post-grado.  En el afán de perseguir malas prácticas de algunas instituciones terminaron perjudicando un proyecto de importante y también a verdaderos maestros que hoy elevan los Indicadores de Calidad del Ministerio, habiendo estudiado en programas especiales.

Como guinda de la torta, hace un tiempo atrás la presidenta invita a la Moneda a 100 profesores del país y uno de ellos, destacado por su didáctica de la matemática, estudió y se tituló de Profesor de Educación Básica en un Programa Especial. Lo ideal o lo factible es que se pronuncie el Mineduc con respecto a los pagos o la Contraloría. Están dispuesto a comenzar un largo caminar y dar la lucha si es preciso, o asistir a reuniones con parlamentarios, esperanzados de una pronta solución, su lucha es reponer su dignidad y que vuelvan a ser reconocidos como maestros.