Nota

Intendencia de Valparaíso: A río revuelto en RN ¿ganancia de Jorge Martínez?

Lunes 26 de febrero '18 03:30
Imprimir Enviar por mail
Por Equipo Prensa ANIN.CL
info@anin.cl
Esta semana definitivamente se conocerán los nombres de los futuros intendentes con la incógnita en dos regiones claves, la Quinta y la Octava.

Un día antes de que el futuro gobierno de Sebastián Piñera diera a conocer el nombre de los subsecretarios, era un rumor casi confirmado de que el futuro intendente de Valparaíso y sucesor de Gabriel Aldoney, iba a ser el ex diputado RN y ex rector de la Universidad del Mar, Raúl Urrutia  Ávila.
Sin embargo, con la decisión de postergar el nombramiento de los intendentes, el nombre de Urrutia ya no pareció tan seguro, resurgiendo las gestiones en pro de dos candidaturas RN y una UDI.

“Se trata, por una parte de la opción del alcalde de Limache, Daniel Morales, negociación que va amarrada con la posibilidad de designar también a un alcalde UDI en la Octava Región, gestión que lleva a cabo la propia Jacqueline van Rysselberghe, donde la piedra de tope, es la decisión del propio Piñera de evitar a autoridades en ejercicio, aunque esta sería una opción que se maneja como excepción”, señala una alta fuente de Chile Vamos a ANIN.CL..

TENSIÓN INNECESARIA

El otro RN es el core Jaime Perry, que en este caso tiene el aval del senador Francisco Chahuán, que con su votación arrastró a su compañero de lista y fue mayoría nacional, y eso no es menor, ya que dependiendo del resultado de las gestiones, puede marcar una tensión en el inicio del gobierno de Piñera entre los partidos de Chile Vamos en la Región”, agrega la fuente.

Piñera habría dado una suerte de ultimátum, “o sea es simple, dada la premura, y sino se ponen de acuerdo en RN en el nombre del futuro intendente, lo más seguro es que nombre a Jorge Martínez, que está sentado esperando el resultado de la pelea, donde casi por descarte puede resultar ganador”, añade.

Lo anterior no es menor, ya que el intendente tiene directa injerencia en los nombramientos de los futuros jefes de servicios y seremis,  y en el caso de que la intendencia recayera en un UDI o incluso en un independiente, necesariamente implicaría un cambio también en las gobernaciones, respecto al primer Gobierno de la Alianza por Chile.