Nota

El desafío oculto de frenar vorágine de candidatos en el Gabinete Regional de Valparaíso

Lunes 2 de abril '18 07:45
Imprimir Enviar por mail
Por Equipo Prensa ANIN.CL
info@anin.cl
El gobierno del presidente Sebastián Piñera y de los partidos que lo acompañan han establecido un desafío: gobernar al menos 8 años, y esa premisa surge como un arma de doble filo a la hora de instalar la agenda de gobierno versus la agenda propia de autoridades con aspiraciones de obtener un cargo de representación popular.

Un hecho ahora conocido y que fue propio del proceso de selección del actual equipo de gobierno del presidente Sebastián Piñera, es que a las autoridades hoy en ejercicio, léase intendentes, gobernadores y seremis se les habría consultado su disponibilidad de ser candidatos, esto como parte de un diseño que garantice -al menos 8 años- de gobernabilidad de la centro derecha.

También se conoce que, los beneficios de la propuesta, casi no presentó detractores en su inicio; sin embargo, al momento de conformar las ternas, por ejemplo, para conformar el Gabinete Regional, surgieron los primeros escollos al confrontarse las aspiraciones propias de los partidos políticos, con los del Gobierno y por cierto de los legisladores.

La trama se hizo más compleja, según declaran analistas de Chile Vamos a ANIN.CL, al sumar a la ecuación, un factor no previsto en el diseño original: la casi media docena de eventuales aspirantes a suceder a Sebastián Piñera en el Sillón Presidencial.

“Por ahora se conocen las legítimas aspiraciones de Andrés Allamand, Francisco Chahuán, Manuel José Ossandón, Alberto Espina y Alfredo Moreno, quienes, como es obvio desde ya comenzaron a jugarse sus cartas para enfrentar el desafío presidencial con las mejores opciones”, agrega la fuente.

Pero también hay otros nombres –siguió-, como el de Cristián Monckeberg, que en Valparaíso, sin duda tuvo algo que ver en que una RN de su línea, la ex core Evelyn Mansilla, llegara a ocupar el cargo de seremi de Vivienda, la que tampoco esconde su disponibilidad de ser candidata a la alcaldía de Valparaíso”.

FACTOR VISIBILIBIDAD

Lo anterior compromete a gobernadores, seremis e intendentes. Así el primer desafío aparece el año 2020 con la elección de alcaldes y gobernadores regionales, por lo tanto la visibilidad es un factor a considerar, aunque se sabe que en su momento se va a evaluar si son la mejor opción, o no.

Aquí la incógnita es conocer, cuándo es la bajada de bandera, a fin de que una eventual fricción de la autoridades en ejercicio, no tensione el quehacer y la gestión del Gobierno Regional.

Pero ¿Cómo controlar a las autoridades con ansias de ser candidatos, y que su agenda no afecté al Ejecutivo?
Ahora ya instalados los seremis viene la etapa de los jefes de servicios y luego las delegaciones y los cargos por Alta Dirección Pública.

TAREA DE CONTROL

Así el desafío de control aparece como la tarea que debe enfrentar el intendente Jorge Martínez, con el hecho a considerar que es difícil frenar las aspiraciones de sus subalternos, cuando él mismo es una carta electoral para el cargo de gobernador regional.

“El tema no es menor, ya que no va ni un mes de gobierno, y ya se conoce que el gobernador de Quillota está dispuesto a ser candidato a alcalde, que la gobernadora María Paz Santelices, en Petorca también declaró su opción parlamentaria, el seremi de Salud lo propio pero por el Distrito Valparaíso Costa, Carolina Corti de competir por la alcaldía de Quilpué, lo que se dijo de Evelyn Mansilla en Valparaíso, el mismo municipio por el cual también declara simpatía la actual gobernadora María de Los Ángeles, sin duda es una vorágine”, apunta la fuente.

El asunto es ahora considerar es la promesa de las primarias para los distintos cargos, y cuáles serán las opciones de los aspirantes a los cargos de concejales, alcaldes y del propio gobernador regional, que actualmente no ocupan un cargo de Gobierno, pero que igual desean tener una opción electoral en Chile Vamos.