Nota

92 familias de San Felipe recibieron las llaves de su vivienda tras espera de diez años

Lunes 28 de mayo '18 01:45
Imprimir Enviar por mail
En el año 2010, fueron estafados por una EGIS, que se quedó con sus dineros.

Después de diez años y tras haber sufrido una estafa y la quiebra de una empresa constructora, finalmente 92 familias de la comuna de San Felipe alcanzaron el sueño de la vivienda propia.

Se trata del conjunto habitacional “Peumayén” , ubicado en la avenida Encon en el radio urbano de San Felipe, donde tuvo lugar una ceremonia con muchas emociones, por el tiempo de espera transcurrido y los problemas que surgieron para materializar el proyecto.

En la ocasión, el comité de vivienda “Futura Casa” distinguió a distintas autoridades, incluyendo al intendente Martínez; al gobernador Claudio Rodríguez; a la seremi de la Vivienda, Evelyn Mansilla; al alcalde Patricio Freire y a otros ex jefes comunales y directores de servicios, que se involucraron e hicieron posible materializar esta obra.

El intendente de Valparaíso, Jorge Martínez, tras la entrega de las llaves a los nuevos propietarios, valoró el esfuerzo de estas familias por haber superado diversas dificultades: “este es un caso emblemático. Estas 92 familias que hoy tienen sus viviendas, llevaban casi diez años esperando por tener su casa propia.

ESTAFADOS POR EGIS

En el año 2010, fueron estafados por una EGIS, que se quedó con sus dineros. Luego, consiguieron en el primer gobierno del Presidente Piñera, el año 2012, los fondos para comprar los terrenos y desarrollar el proyecto. Pero aún no avanzaba lo suficiente. Luego, bajo el gobierno de la Presidenta Bachelet, empezó la obra con una empresa constructora que quebró. O sea, fueron estafados, la empresa quebró y siguieron luchando”.

Destacó que este grupo de familias, “ha tenido un apoyo transversal de alcaldes de varias tendencias políticas, en distintos períodos. Y comentábamos con las autoridades públicas, qué importante es tener clara la tarea de servidor público. Nuestro objetivo es generarles soluciones a la población en sus necesidades fundamentales, más allá de esperar retribuciones por ello. Por tanto, no es tan importante cortar la cinta, sino que generar los cambios a las necesidades que tiene la población y que hoy ha sido un ejemplo. Hemos visto la emoción de los vecinos, ha sido realmente una fiesta. Sacamos muchas lecciones y ha sido algo realmente impresionante y un ejemplo para la región”.

ai/com