Nota

De notición a problemón para el "macanudo" Gerente de EPV

Lunes 28 de mayo '18 02:00
Imprimir Enviar por mail

El pasado 25 de abril de 2018 en un matutino de la ciudad apareció la noticia de que la estatal Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV) reclamaba la devolución del pago por el permiso que la DOM porteña otorgó para el ilegal proyecto del ex Mall Barón. Lo primero que pensé es que a quien se le deben cobrar esos 425 millones de pesos es a la Fundación Defendamos la Ciudad, que sin su ayuda en el último aliento de esta pelea, no se habría logrado el triunfo en la Tercera Sala de la Corte Suprema.

Lo segundo fue sospechar que sin duda, el gerente de EPV, Gonzalo Davagnino, conocido como "El Macanudo", está desesperado y candidateándose  para  seguir al mando de la portuaria por 4 años más, para lo cual debe derechizarse y pelear con el Alcalde que si bien fue opositor al ex Mall, en el triunfo de esta pelea, tiene bien poco que ver.

En mi opinión, querido "Macanudo" haz cometido un grave error y es tratar de tapar tu incapacidad, bravuconeando por la prensa y así echarle tiera a tus sus sucesivos errores de administración culpando a otros de los gastos injustificables.

A simple vista salta uno "guatazo" no menor:  Reconoce haber cancelado 425 millones de pesos por el permiso” del ex Mall, así como también reconoce haber gastado en el Estudio de Gestión Arqueológica un total 30 mil UF, algo así como 810 millones de pesos más.

Conociendo la Ley 19.542 y las prohibiciones que le cabe a su directorio, se supone que él sabe que las empresas portuarias tienen “prohibido” cancelar dichos montos si no son visados y respaldados por un acto administrativo del Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones.

No pueden estar tan desesperados, de reconocer en la prensa que cometieron la violación por segunda vez en el mismo proyecto. Es que el modus operandis ni siquiera es original, ya que recordaran que para salir de embrollo similar, ya antes debieron hacer un tongo judicial y llegar a la Corte Suprema para pagar 3 millones de dólares de honorarios a South Andes Capital.

Qué pasaría si los Ministerios no aprobaron el pago de estos dos gastos, que pasara si se descubre que EPV, es decir gerentes y directorio actuaron con colores propios y modificaron contratos, que no fueron visados por nadie, más no sea la prisa de sacar negocios tan malos como los que se han descubierto en el municipio porteño y que hoy son parte de juicios en contra de sus ex administradores.

Uno puede sospechar que no existen los actos administrativos que respalden los gastos que incurrieron EPV  para sacar adelante el ilegal proyecto ex Mall Barón, porque la Ley de Modernización  de Puertos es súper especifica en prohibir la subvención de cualquier “naturaleza”. En su artículo 20 y si algún órgano de El Estado autorizó ese pago, lo cierto es que el actuar está fuera de la legalidad, y como dijo el Fiscal Nacional “violar una Ley es delito y quien la viola es un delincuente”.

Así son las cosas, por lo que creo que el notición se transformara en un problemón para las gerencias y los directores salientes de la EPV.

Si lo que sospecho fuese verdad, si por esas cosas de la vida estuviese en lo cierto, se espera que algún diputado, el Consejo de Defensa del Estado, o la Contraloría se animaran a  plantear  una auditoría contable a la empresa portuaria y cotejar con los respaldos administrativos los balances. Porque creo que nadie esta por avalar el despilfarro de los dineros que son de todos los chilenos y en particular de todos los porteños.

 

Buscar más sobre: