Nota

“Testas” calientes y ausencia de liderazgos agudizan conflicto portuario en Valparaíso

Lunes 15 de mayo '17 18:15
Imprimir Enviar por mail
Por Juan Manuel Ugalde Ramos
juanmanuel@aninchile.com
Complejo panorama enfrenta la Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV) en conflicto con el grupo Von Appen a través del TSP, y que suma cuestionamientos tras el nombramiento como director (s) del Servicio de Evaluación Ambiental del yerno de la vicepresidenta de la Portuaria Estatal, Sonia Tschorne. Aparte diversas iniciativas emblemáticas no logran dar a la luz, como son el T2, el túnel y el VTP.

Es sabido que en su paso por Valparaíso, Sebastián Piñera, tomó apuntes detallados de la complicada situación que enfrenta la Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV), tras escuchar el relato de dirigentes y parlamentarios que le expusieron tanto el conflicto que sostiene la mencionada empresa estatal con el grupo económico Von Appen, propietario del Terminal Pacífico Sur,  concesionario del Terminal 1, como también el incierto futuro de proyectos emblemáticos como son el Mall Barón, el T2, el Túnel y el Valparaíso Terminal de Pasajeros (VTP).

La incertidumbre se acrecienta al apreciar, cómo estas iniciativas han tenido más tropiezos de los esperados -y con el fin de Gobierno a la vuelta de la esquina-,  no es posible prever que obtengan su aprobación ambiental asegurada. Punto aparte es el caso del edificio institucional que se emplazaría en el ex Palacio Subercaseaux, del cual se ignora su suerte, pese a que el proyecto fue anunciado con “bombos y platillos” el 2016.

FALTA DE MANEJO POLÍTICO

En la contingencia, distintas fuentes coindicen, al ser consultadas por ANIN.CL, que gran parte del escenario actual es fruto de una “falta de manejo político”, que lamentablemente tiene directo impacto en la imagen de Ciudad Puerto, que ya sufrió un daño considerable con el desvío del crucero “Norwegian Sun” a San Antonio.

Se suma el anuncio de los trabajadores de TPS de recibir nuevos cruceros hasta que se solucione el tema de las “cargas limpias”, es decir que la EPV autorice a que TPS afore la carga de sus clientes en el mismo recinto portuario.

EPV, entre tanto, se niega a esta operación, al señalar que ellos licitaron a la empresa española que está en ZEAL, es decir, aquí existe una disputa de intereses económicos que, como se dijo, tiene como principal afectado a la imagen de Valparaíso.

FALTA DE LIDERZGO

Hasta el momento no se distingue ninguna autoridad política, parlamentario, ni ministerial, incluyendo al intendente Gabriel Aldoney y al alcalde Jorge Sharp, que independiente de manifestar su opinión, asuma un rol de liderar una solución a corto plazo, de modo de no sólo resguardar el interés de los concesionarios TPS, OHL y ZEAL, sino que principalmente el patrimonio de Valparaíso como Ciudad Puerto, rol que en rigor le corresponde a la gerencia y al directorio de EPV.

“Para Valparaíso, es importante el terminal de carga porque tiene una vocación portuaria, pero también lo es el Terminal de Pasajeros porque es una actividad relevante para el turismo”, señala una de las fuentes.

Como nadie asume, y nadie lidera, la Ciudad se sume en un conflicto que lejos de solucionarse tiende a ser inmanejable.

TESTAS CALIENTES

Otro de los consultados, señala que a su juicio la solución pasa por un cambio de los interlocutores, en el caso de la EPV representada por su gerente general, Gonzalo Davagnino, y por el TPS, por gerente general, Francesco Schiaffino.

No sé si será por la ascendencia italiana de ambos, es que las negociaciones no existen, y se derivan a un plano judicial, se filtró que tras el desvió del Transatlántico a  San Antonio el Grupo Ultramar habría resuelto sustituir a Schiaffino por Oliver Weinreich, y que la presidencia la asumiría Richard Von Appen, esto aún no se ha materializado, quizá EPV, también debería hacer lo propio por el bien de la actividad portuaria y la imagen de Valparaíso”, indicó uno de los dirigentes involucrados.

Cabe indicar que Schiaffino habría asumido un cargo en el Directorio de TPS.

Como guinda de la torta aparece los cuestionamientos al nuevo director (s) del Servicio de Evaluación Ambiental, Juan Cristóbal Moscoso, que asumió de manera interina en reemplazo de Jorge Troncoso.

Esto pues Moscoso es yerno de la vicepresidenta del directorio de EPV, y ex ministra de Vivienda del Gobierno de Ricardo Lagos, Sonia Tschorne. La duda ante una inhabilidad del nuevo Director Ejecutivo, es el eventual sesgo en la sanción de dos proyectos emblemáticos de EPV y que se encu3ntran en su tramitación ambiental, como son el túnel para liberar el paso de camiones y el Terminal 2 de OHL.