Nota

Director de Obras Municipales de Viña desconoce autoridad de alcaldesa Virginia Reginato

Sábado 20 de mayo '17 23:15
Imprimir Enviar por mail
El director Julio Ventura señala que la alcaldesa Reginato no es su superior jerárquico.
Por Juan Manuel Ugalde Ramos
juanmanuel@aninchile.com
“En esta resolución, Julio Ventura deja claro que al parecer se mandaría solo ya que explícitamente indica que la Autoridad Comunal no es su superior jerárquico”, señaló el abogado de Defendamos la Ciudad, Rodrigo Avendaño.

Una polémica respuesta que no da ha lugar, a la solicitud de invalidar el permiso de obras que ampara un mega proyecto habitacional en el sector de Cochoa, Reñaca, con torres de 10 pisos, que se acogieron a los beneficios urbanísticos de “viviendas económicas”, realizó el director de Obras de la Municipalidad de Viña del Mar, Julio Ventura Becerra, al no derivar los antecedentes a la alcaldesa Virginia Reginato, al precisar que ella no es su superior jerárquico.

Lo anterior en el marco de la presentación efectuada por el vecino de Reñaca, Mauricio Beltrán Beltramín, que con el patrocinio de la Fundación Defendamos la Ciudad, solicitó la nulidad de la autorización de construcción en razón de una serie de eventuales vicios al Plan Regulador Comunal y la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones, argumentos que fueron desestimados de plano por Ventura.

“Como era obvio que el señor Ventura no iba a invalidar un permiso que él mismo autorizó, solicitamos en la presentación que en el caso de ser rechazada que fueran elevados sus antecedentes a sus superior jerárquico, es decir la alcaldesa de Viña, Virginia Reginato; por ello al darnos a conocer la negativa al recurso no nos sorprendió, pero sí lo hizo al ver que se nos negó el traslado a la Alcaldesa, ya que este Señor -al parecer un tanto desbordado-, indicó en la práctica, que Reginato no lo mandaba”, señaló el abogado Rodrigo Avendaño.

Efectivamente en la comunicación dirigida al denunciante, y conocida por ANIN.CL, Julio Ventura señala en su parte resolutiva final, de manera textual: “Finalmente, de acuerdo a lo informado por el Departamento Jurídico, señalar que en lo que respecta al recurso jerárquico pretendido, hacemos presente a UD, que por no encontrarnos en la hipótesis del artículo 59 de la Ley N° 19.880 y no siendo adicionalmente el Alcalde el superior jerárquico del suscrito, en conformidad con lo establecido en el artículo 4° y 12° de la Ley General de Urbanismo y Construcciones, se niega lugar a la procedencia de dicho recurso”.

SOSPECHOSA ACTITUD

Avendaño dijo que esta situación al menos debería motivar un sumario en su contra, al explicar que existe jurisprudencia de la Contraloría General de la República, específicamente en el caso Mall Barón, donde se explicita que los Directores de Obras Municipales son subordinados de la Primera Autoridad Comunal, como son los alcaldes.

Agregó que por ello mismo, existen sólo dos formas de removerlos de sus cargos, y ambas implican una acción directa de los alcaldes, “es decir primero que el alcalde solicite un sumario para su eventual destitución, o por la vía de la Contraloría, donde también existe jurisprudencia que de ser encontrado responsable y la Contraloría propone la destitución, el alcalde no puede sino que aplicar esta destitución, no pudiendo ser conmutada por otra sanción”, indicó el profesional de Defendamos la Ciudad.

En ese punto, Avendaño precisó “aquí hay que ver cuál es el verdadero carácter de Virginia Reginato, si ella es la que dirige la Ciudad, o cada cual hace lo que quiere, ya que en el caso de Julio Ventura, no es la primera vez que aplica reglamentos de manera antojadiza y en beneficio de las inmobiliarias, como lo estableció la Corte Suprema en el caso del edificio Numancia de Santa Inés, y ella no ha iniciado ninguna acción en su contra, en algo que se podría interpretar como una sospechosa actitud”.

LAS IRREGULARIDADES

Precisó que están estudiando las acciones a seguir, ya que a su juicio las irregularidades son flagrantes, como el haberse acogido al Reglamentos de Viviendas Económicas, “donde además de ser edificios de 10 pisos, no cumple con la superficie mínima de patios que exige esta norma de excepción, que establece que cada unidad de vivienda debe tener una superficie mínima de patio de 24 metros cuadrados. Considerando que el proyecto contempla la construcción de 128 departamentos, la superficie de patio debió ser de 3.072 metros cuadrados, lo que significa que más de la mitad del terreno debió ser destinado a ese fin”.

“Aquí también hay complicidad del Director de Obras, pues acepta en los hechos que se hagan pasar por patios ciertas superficies que no están desprovistas de toda construcción, burlándose así claramente la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones”, señaló Avendaño. 

Apuntó también que el lugar donde se emplaza el proyecto, en las dunas de Reñaca, es una zona que se ha caracterizado por carecer casi por completo de áreas verdes de uso comunitario, “pues el inmenso loteo del sector no contempló ni un metro cuadrado de éstas, pues nunca fue un loteo, sino una “partición de herencia” (sic), situación que se agrava ahora con el proyecto en comento, que contempla menos áreas verdes que las exigidas, al acogerse el proyecto a esta norma de excepción”, dijo.

“Pero hay más –añade- el único acceso vehicular para los 128 lujosos departamentos de estas torres es por el extremo de una angosta calle sin salida de 300 metros de longitud, infringiéndose así el artículo 2.3.1 de la OGUC que señala que, para una calle sin salida, la mayor distancia desde el acceso de un predio a la vía vehicular continua más cercana será de 100 metros. Esta larga vía es utilizada como estacionamiento por vecinos de varios edificios, lo que representa un serio peligro en caso de incendio o catástrofe, pero nada de esto parece importarle al díscolo Director de Obras de Viña del Mar”.

“El Seremi de Vivienda y Urbanismo, que se caracteriza por rechazar cada uno de los reclamos interpuestos contra el Director de Obras de Viña del Mar, señala que la calle forma parte del loteo El Encanto, de antigua data, época que no regía dicha exigencia, pero estos edificios se construirán fuera de dicho loteo, por lo que causa extrañeza su negativa a fiscalizar el proyecto. Sobre el peligro que este acceso a los edificios, por la angosta y larga calle representa, simplemente no se pronuncia”, precisa el abogado Avendaño.

“Una de las calles que enfrentarán estos monstruosos edificios -pero que no les servirán de acceso- se encuentra sin pavimentar. Resulta inexplicable que el Director de Obras de Viña del Mar haya otorgado el Certificado de Informes Previos para este proyecto, pues hay un claro dictamen de Contraloría que establece que no podrá otorgarse este certificado si no se han efectuado o garantizado las obras de urbanización de las calles que enfrenta”, recalcó el Profesional.