Nota

Operación salvataje: El viaje sin retorno de la DC y Amplitud

Lunes 22 de mayo '17 04:00
Imprimir Enviar por mail
Por Juan Manuel Ugalde Ramos
juanmanuel@aninchile.com
En política todo puede pasar y nunca está dicha la última palabra. Es así como se ha filtrado el tenor de las conversaciones preliminares y reservadas entre algunos dirigentes de la Democracia Cristiana (DC) y Amplitud para un eventual pacto parlamentario, que más que una operación de consenso ideológico, programático o doctrinario es más bien tildada de “operación salvataje”.

Desde la vuelta a la democracia, primero al interior de la Concertación y luego en la Nueva Mayoría, el aliado natural de la DC fue el Partido Socialista (PS), situación que sepultó las diferencias que condimentaron el fin del Gobierno de Salvador Allende en 1973.

Sin embargo, como dice la canción: “todo tiene su final, nada dura para siempre”, por lo menos eso se trasluce del portazo dado por la Tienda encabezada por la senadora Isabel Allende, a la Colectividad Falangista, al declarar que la DC está fuera del pacto parlamentario de la Nueva Mayoría.

OPERACIÓN SALVATAJE

Esta “desconocida”, si bien fue tomada al inicio a la ligera, al rato encendió a la ligera, al punto de llamar a la primera línea a “reservistas” y antiguas “figuras” que ahora deberán ir a la contienda electoral, a fin de cumplir con los cupos necesarios y resguardar la existencia de la DC, todo esto a la par de la candidatura presidencial de Carolina Goic, que se inscribió fuera de la NM.

El análisis es sencillo: Si la DC va sola puede tener un desastre electoral, y aun recurriendo a las viejas “glorias” aun así deberá echar mano a independientes.

Como ejemplo, sólo en la Región de Valparaíso, como el aumento de escaños en el Parlamentos, de ir en solitario, la DC debería contar con seis candidatos a senadores, 18 a diputados y medio centenar para consejeros regionales.

DIOS LOS CRÍA….

En la otra vereda, Amplitud cifraba esperanzas en un pacto con el nonato Partido Ciudadanos, del ex ministro Andrés Velasco, situación que se fue al tacho de la basura luego que el Servel decretó la disolución de la colectividad por no cumplir con el requisito de las firmas.

Así surge el Plan B, que ya se encuentra en curso, una operación salvataje, donde sólo primaría el pragmatismo; traducido en un pacto instrumental entre la DC y el Partido de Lily Pérez. Aunque cuando un sector muy influyente de la DC, en especial de los más de izquierda, que no estarían dispuestos a esta aventura. Pese a ello, algunos de los puentes ya tendrían una data antigua, si se recuerda que siendo Carlos Larraín, presidente de RN, se hIzo una jornada con líderes de la DC para establecer una alianza.

También se conoce que Amplitud le ha dejado el “encargo” a Sebastián Piñera, para que en su calidad de Abanderado presione y Chile Vamos permita que está Colectividad se sume al pacto entre la UDI, RN, PRI y Evópoli.

Este “fichaje” y gestión ha despertado la molestia tanto en la sede Antonio Varas como en la de calle Suecia, ya que tanto RN como la UDI entienden que está en juego en la Región de Valparaíso, el quinto cupo al Senado.

EL QUINTO CUPO

A priori se proyecta que Chile Vamos saca a dos y la Nueva Mayoría a dos, de ahí que la el quinto escaño será de la lista más fuerte.

De ahí que con la DC fuera del pacto parlamentario de la Nueva Mayoría, abre la posibilidad concreta que Chile Vamos se quede con el “premio extra”, que por cierto no desea compartir particularmente con Lily Pérez, considerando que en el caso de RN, una mayoría podría sentar las bases de una futura postulación presidencial de Francisco Chahuán.

Los analistas coinciden que en el caso de un pacto instrumental entre Amplitud y la DC, esta alianza tendería a favorecer más al Partido de Carolina Goic, en razón del peso específico de sus dos principales candidatos: Ignacio Walker y Aldo Cornejo, versus la fragmentación y diversidad que se proyecta en la Nueva Mayoría con las postulaciones de Isabel Allende, José Miguel Insulza, Ricardo Lagos Weber, Marco Antonio Núñez, Nelson Ávila y el PC, Manuel Riesco.

Además no se avizora qué acompañante puedan sumarle, y no restarle, votos a Lily Pérez.

Así y todo el pacto es necesario pues, como se dijo si un partido va solo debe llevar 6 candidatos al Senado y 16 para diputados.

Pese a que se dice que “no hay ninguna puerta cerrada”, se sabe que Chile Vamos se apronta a cerrar sus listas parlamentarias y con ello se evita la incorporación de Amplitud.