Nota

Reforma Tributaria vulneraría los Derechos Humanos

Lunes 21 de abril '14 14:00
Imprimir Enviar por mail
"Algo ha hecho el Partido Demócrata Cristiano al morigerar estas normas, pero aún es insuficiente ya que el potencial de poder arbitrario y amedrentador existe intacto", indica Quintana.
Por Alejandro Quintana Acosta
Abogado U. De Valparaíso

El proyecto de reforma tributaria tiene algunos aspectos tan desprolijos que incluso podemos llegar a estar presentes ante la vulneración de los Derechos Humanos de los contribuyentes. ¿Que relación hay entre la reforma tributaria y los DDHH?, pues muchos y no solo de los que pagamos impuestos, sino de los que no los pagan. En términos simples los DDHH son una serie de normas nacionales e internacionales que se refieren a un mínimo de respeto hacia el otro. Dentro de estas normas está la NO TIPIFICACIÓN DE NORMA PENAL EN BLANCO, es decir la discrecionalidad a su arbitrio del aplicador de la ley. Sin entrar en detalles los artículos violados serían 1, 2 ,7 y 8 de la Declaración Universal de DDHH, referidos a la igualdad y la no discriminación y además art. 19 N° 2 y 3 de la Constitución Política de Chile en igual sentido.

En el proyecto de reforma tributaria presentada al Congreso, se establecen facultades discrecionales a los Directores del Servicio de Impuestos Internos o sus delegados, para aplicar normas antielusión. Es decir, el Director o su delegado pueden decir “a un contribuyente que habiendo cumplido la ley como corresponde se le sancionará por elusión tributaria”, porque eso es.

Muchas personas confunden evasión, que es un delito consistente básicamente en no pagar tributos cuando lo debido es pagarlos, con elusión que es pagar el mínimo de tributos aprovechando resquicios que la ley proporciona, pero actuando dentro de los márgenes legales que la normativa otorga.

En la reforma el problema no es el monto de los tributos, que a mi juicio es solo un número que puede considerarse alto o bajo, ni la sanción aplicada, que está definida por ley, sino que una persona por sí y ante sí define que un contribuyente cualquiera puede ser castigado porque esa persona así lo decide bajo el cargo de “elusión”, y ello es lo peligroso. Ante esto debo hacer una aclaración que puede llevar a confusiones, quien es sancionado tributariamente en un primer momento es el llamado sujeto del tributo, pero quien es sancionado civil tributaria y penalmente es el contribuyente final es decir, la persona natural del dueño de la empresa y sus  asesores (y si el asesor es una empresa, el dueño de esta empresa y sus trabajadores) y respecto de ellos, es decir, todos nosotros, porque todos somos contribuyentes, corremos peligro.

Algo ha hecho el Partido Demócrata Cristiano al morigerar estas normas, pero aún es insuficiente ya que el potencial de poder arbitrario y amedrentador existe intacto.

No cuestiono la mayor capacidad fiscalizadora y mayores herramientas jurídicas, pero estas deben tener control institucional y legal y no vulnerar los DDHH. Ejemplo de estas herramientas hay muchos, ej. Fiscalización de cuentas corrientes específico o genérico de una persona, cruce de antecedentes previa orden judicial de tribunales tributarios, etc.

Lo importante es el contrapeso de poderes y no generar poderes perturbadores del Estado de Derecho, ya se decía hace cientos de años, el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente, y ello se debe evitar, en especial con el noble objetivo de la reforma, cual es un Chile mejor.

ai/jmu